La Dirección de Bromatología continúa acompañando a estudiantes de la Escuela de Educación Técnica N°4 en su inserción al trabajo bromatológico

461

En el marco de un acuerdo entre el Municipio de nuestra ciudad, a través de la Dirección de Bromatología, y la Escuela Provincial de Educación Técnica N°4 de Junín de los Andes, personal municipal continúa acompañando experiencias formativas de alumnos y alumnas de sexto año de la especialidad de Ciencias de la Alimentación, con el fin de complementar su educación a través de la práctica.

“Durante el 2022 realizamos una prueba piloto y este año se firmó un convenio con la EPET de Junín de los Andes, que tiene orientación en bromatología. En este marco, las y los estudiantes realizan visitas al laboratorio y también participan como auxiliares en más de una veintena de auditorías”, detalló Rogelio Martínez, director de Bromatología local.

Martínez destacó que el rol de la Bromatología es, además de la fiscalización, la educación en buenas prácticas, por eso el trabajo realizado junto a los jóvenes resulta fundamental para su futura inserción laboral.

“La operatoria de estas prácticas consiste en realizar inspecciones, que cada estudiante pueda tener la experiencia en el mismo rubro, en comercios que son seleccionados de manera aleatoria. Después de cada visita, los alumnos debaten en la escuela los resultados obtenidos, siempre habiéndolos cotejado previamente con las actas realizadas por el equipo de Bromatología”, completó el Director del área: “En caso de haber diferencias, indicamos a cada estudiante por qué se procedió de una u otra forma”.

Recordamos que estas actividades de cooperación institucional y de asistencia técnica están destinadas a facilitar y fortalecer la vinculación entre el nivel secundario y el mundo del trabajo bromatológico.

Este año, las prácticas comenzarán el 14 de junio. En las mismas, los estudiantes podrán conocer de primera mano los mecanismos administrativos y operativos del tratamiento de mercadería que ingresa a un comercio, el depósito, el proceso de distribución y separación de productos. También serán instruidos en la recepción correcta de una muestra de alimento, cómo asistir en un análisis bacteriológico de productos gastronómicos, así como en el mecanismo de detección de bacterias patógenas a partir de alimentos.

De este modo, los alumnos y alumnas lograrán conocer internamente las distintas actividades cotidianas de un inspector bromatológico, incluyendo además la solicitud de auditoría de buenas prácticas a productores de alimentos (BPM y HACCP) y los análisis de puntos críticos de control en el proceso de producción de alimentos específicos.