Últimos días para disfrutar de la triple muestra de pintura en la Sala Lidaura Chapitel

1558

Hasta este viernes 30 de octubre habrá tiempo de disfrutar y recorrer la triple muestra de pintura que se encuentra expuesta en la Sala Municipal de Exposiciones Lidaura Chapitel, conformada por obras de tres artistas locales: Malena Gaudio, Hernán Boan y Sergio Schmidt.

Esta exposición cuenta con dos núcleos: uno compuesto por el diálogo de las obras de Gaudio, con su muestra Zurcido, y Boan, con Luz y materia. Por otro lado Schmidt con su muestra El cielo está vacío.

La Sala, ubicada en Capitán Drury 665, se encuentra abierta, con entrada libre y gratuita, de 16 a 19 horas. Quienes asistan deberán respetar los protocolos sanitarios vigentes, como el uso de tapa boca y nariz obligatorio y la higiene de manos al ingresar al espacio.

Zurcido – Malena Gaudio

Dibujo para aprender del mundo que me rodea. Afilo la observación y voy incorporando de a poco la estructura de las cosas. Mancho para sentirme más libre,  exploro los materiales y su fluidez, su interacción. La mancha deja plasmado un escenario de acción.  El bordado une los dos mundos, replica estructura y fluye como mancha. Conecta, acerca, trae. Recupera. Me recuerda que somos parte de un todo.

Luz y materia – Hernán Boan

Los griegos dice Shopenhauer tuvieron la necesidad de llegar a los dioses, pensaron entonces  en consagrar su trabajo a representaciones dignas de un resplandor capaz de conmover a la divinidad.  Un caricia dedicada a la materia que pudiera animarla, darle un alma, despojando a la materia de su materialidad, esa ofrenda misteriosa logró eternizar la belleza que hoy nos conmueve desde los confines del tiempo.        La materia resplandece  en las pintura como un llamado al tacto de los ojos que tienen alma.

El cielo está vacío – Sergio Schmidt

Me gusta que las obras reflejen algo de lo que pasa en el taller cuando son creadas, construídas. Algo de los errores, de los caminos inciertos que transitan, de las dudas. Algo de la desprolijidad de lo humano, la mancha, el accidente. Me gusta que las obras convivan una al lado de la otra, me es difícil separarlas. Hay algo de continuidad entre ellas. A veces esa continuidad es clara, otras veces es casi imperceptible, pero siempre existe. Hoy libero algunas para que convivan, tensionen su presencia, se potencien o se destruyan mutuamente.